La hecatombe educativa

Articulo de Juan Miguel Vega, publicado en el diario El Mundo, en su edición de Andalucía, el 25 de septiembre de 2012.

La crisis y la mala gestión han provocado una hecatombe en la enseñanza andaluza. Miles de profesores han ido al paro y los que se quedan tienen que desdoblarse para tapar en la medida de lo posible los huecos dejados por aquellos.

Un problema que se añade a los muchos que ya tenía la educación, producto de esa ley nefanda que fue la Logse, y también de un sistema anterior que llevaba años ya implantado, el cual, so pretexto de garantizar un servicio universal y gratuito, anulaba de facto la libertad de enseñanza consagrada en la Constitución. Es un escándalo inconcebible, pero, como somos un pueblo manso y sumiso, nos hemos acostumbrado a ello: en Andalucía la libre elección de colegio no existe. A menos, claro, que se tenga dinero, y mucho, para pagar un centro privado.

Todo el mundo lo sabe, pero nadie protesta ni se queja. Es lo que hay. Esta es la gran y cínica paradoja: después de treinta años bajo la égida de la izquierda redentora, elegir el colegio de los hijos es algo que hoy sólo se pueden permitir los ricos. Desde luego que entre esos ricos están los señores que nos gobiernan. La de sorpresas que nos llevaríamos si supiéramos quiénes son los padres de muchos de los niños que van a esos colegios elitistas y ultraconservadores a los que tanto se critica en los mítines de la izquierda. Como es natural, las principales víctimas de esta lamentable situación son los alumnos, y los alumnos son el futuro de Andalucía. Huelga decir, pues, que se está jugando con fuego. Quede claro: los responsables de esta situación lo serán también de las consecuencias que la misma pueda tener en el futuro.

La coartada del Opus

En el actual e inquietante estado de cosas resulta inconcebible que la Consejería de Educación, dirigida por María del Mar Moreno, que, como era de esperar, está demostrando no ser la persona más idónea para ese cometido, carezca de más preocupación que la emprender una cruzada contra los centros donde no se imparte la enseñanza mixta para obligarlos a renunciar a sus criterios docentes y juntar a los niños con las niñas. Caso, por ejemplo, del colegio Altair.

Un centro que, por ser además del Opus Dei, reúne todos los requisitos para ser objeto de un ataque con todas las armas de la progresía. He ahí la coartada, la cortina de humo tras la que se pretende esconder, ingenua y torpemente, la terrible situación de nuestra enseñanza.

Tal vez desconozca la señora Moreno y sus compañeros mártires en la gestión de la debacle que ellos mismos provocaron, que ese colegio viene haciendo una labor ejemplar desde hace cuarenta años en una de las zonas más deprimidas de la ciudad, ofreciendo una preparación de altura a jóvenes que de otro modo tendrían muy difícil acceder a ella. El sectarismo, el oportunismo político y la incompetencia no deben cegar a nuestros gobernantes. La cuestión no es ahora la enseñanza mixta, sino la enseñanza. Lo terrible es que quienes deben resolver los muchos problemas que tiene muy probablemente son los mismos que ayudaron a crearlos.

Anuncios

Educación diferenciada y libre elección de centro (a propósito de la EFA El Soto. Granada)

Pincha aquí para leer el artículo publicado en Granada Hoy

Artículo de ÁNGEL HENARES MALDONADO

DURANTEe estos días, y con motivo de la sentencia del Tribunal Supremo relativa a dos centros que tienen la opción pedagógica de Educación Diferenciada, ha salido el nombre de la Escuela Familiar Agraria (EFA) El Soto de Chauchina, con algunas informaciones y comentarios donde se puede entrever cierta falta de conocimiento de lo que es nuestra Escuela.

La EFA El Soto se crea en la década de los 70 en la Vega de Granada por iniciativa de un grupo de padres agricultores y con el apoyo de CajaGranada (entonces Caja General de Ahorros) como una escuela destinada a la promoción del mundo agrario y de nuestro entorno rural, bastante deprimido en aquellos años y con falta de recursos educativos para sus jóvenes. Se trata de un modelo educativo ya implantado en otros países europeos, donde se alterna la educación de los hijos de agricultores en la escuela y la estancia con sus familias. Porque el principal problema de aquellas familias de recursos escasos era que no podía permitirse enviar a sus hijos a estudiar y desatender sus labores. Muchos agricultores de nuestra vega tienen hoy día estudios cualificados gracias a la labor de la EFA en aquellos años difíciles.

Aunque los tiempos han cambiado, las necesidades se mantienen. Por ello, la EFA es una escuela de una asociación sin ánimo de lucro que pretende dar soluciones a los problemas del entorno en el que trabajamos. El paro, la falta de formación, la falta de proyectos emprendedores que articulen el mundo rural, los nuevos desafíos como el de la inmigración, son objetivos primordiales en el día a día de nuestra Escuela. De hecho, además de nuestros ciclos formativos forestales y agrarios, nos volcamos con cursos de especialización y reciclaje para desempleados y, entre otras iniciativas, hemos creado un aula de inmigrantes para que los hijos de éstos puedan tener también, de forma gratuita y desinteresada, actividades extraescolares y de refuerzo educativo que en condiciones normales no se pueden permitir.

La EFA es un centro educativo innovador donde se forman los que serán futuros grandes profesionales en el ámbito del medio ambiente. Hablar de la EFA es hablar, no sólo de medio ambiente y de agricultura especializada, sino también de innovación, de calidad y de implicación de la formación con el alumno.
Sigue leyendo

“Nos afanamos por tirar piedras sobre realidades que forman parte de la libertad educativa”.

Jesús Martínez. Carta publicada en La Voz Digital.

Justo cuando en España se desataba la polémica de la educación diferenciada, en Gran Bretaña, paradigma de la buena educación, se conocían los resultados de las pruebas de acceso a la universidad, los A-Levels. No ha habido sorpresas: entre los mejores resultados, numerosos centros educativos solo de chicos o solo de chicas, con la particularidad de que algunos son privados y otros públicos.

Muchos españoles desearían que sus hijos pudieran recibir una educación tan buena como la británica. Mientras tanto, en nuestra propia casa nos afanamos por tirar piedras sobre realidades que forman parte de la libertad educativa, como es la educación diferenciada, en vez de concentrarnos en mejorar un sistema, que está claro que ha fracasado.

Declaraciones del Ministro de Educación al diario ABC: “Lo que sí es una discriminación es excluir la educación diferenciada del sostenimiento público, del sistema de conciertos”

Lea íntegra la entrevista pinchando aquí.

P. – ¿Sí a la educación diferenciada, o segregada por sexos y favorecedora del Opus Dei según sus detractores?

R. – “Legislaciones como la francesa, la inglesa, la estadounidense no solo acogen la educación diferenciada, sino que incluso permiten la existencia de centros públicos que imparten educación diferenciada. Hay una convención de la Unesco que lo dice taxativamente: no es una opción discriminatoria siempre y cuando se oferte en las mismas condiciones a los dos sexos.Entonces lo que sí es una discriminación es excluirla del sostenimiento público, del sistema de conciertos”.

Agentes de la enseñanza concertada impulsan una declaración para reivindicar la libertad de los padres a elegir centro

Patronales, padres y el sindicato Sepna reclaman que no se supriman los conciertos con la educación diferenciada

PAMPLONA, 21 (EUROPA PRESS). Pincha aquí para leer la noticia en el diario Qué.

Patronales de la enseñanza concertada, familias y el sindicato mayoritario de esta red han presentado este viernes una declaración en la que reivindican la libertad de los padres para elegir centro educativo en Navarra, incluido el modelo de educación diferenciada para sus hijos.

Esta iniciativa tiene lugar después de que el Parlamento de Navarra haya admitido a trámite una proposición de ley de Izquierda-Ezkerra cuyo objetivo es suprimir los conciertos a los centros de educación diferenciada (Miravalles-El Redín e Irabia). Estos centros cuentan con cerca de 4.000 alumnos, más de 2.800 familias y 360 trabajadores, lo que supone casi el 12 por ciento de los alumnos escolarizados en la red concertada.

Ante la tramitación de esta proposición, las federaciones de padres Concapa y Fapacena; las patronales mayoritarias de la concertada, Escuelas Católicas y Asociación Navarra de Centros de Enseñanza (CECE), y el sindicato mayoritario en esta red, Sepna, han lanzado la Declaración por la Libertad de Elección de Centro en Navarra, a la que ya se han adherido unas 4.000 personas. Sigue leyendo

Programa sobre educación diferenciada.

Os dejamos un video que recoge un programa en el que se habla de la Educación Diferenciada. Empiezan a hablar de la educación diferenciada hacia los 17 minutos, y creo que la Viceconsejera de Educación de la Comunidad de Madrid al final de la entrevista da con el quid de la cuestión: si la educación diferenciada es legal y legítima, y los padres la demandan (en el colegio de eduación diferenciada de la que la otra contertulia es Directora Técnica han pasado de 400 alumnos a 1200 en 4 años) ¿quiés es la Administración para decir a esos padres: con fondos públicos, a los que vosotros también contribuís, no se atiende vuestra demanda? Si la eduación mixta es el modelo que prefiere el gobierno de turno, dele prioridad en los conciertos, como por cierto ya se hace, pero no excluya ni discrimine otras opciones como la diferenciada ¿porqué? Interesantísimo.

Mujer, madre, parada

Artículo del periodista Francisco Correal en el Diario de Sevilla.

MARÍA del Carmen Paz está en el paro, vive en la barriada sevillana de Su Eminencia, una zona castigada por el desempleo y la incertidumbre, y es la presidenta de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del Colegio Altair, donde cursan estudios de sexto de Primaria y de Bachillerato sus dos hijos. Vive estos días la zozobra de no saber qué va a ser del futuro escolar de sus hijos después de que el Tribunal Supremo le haya dado la razón a la Consejería de Educación en su medida de retirarle las ayudas a los centros donde se practique la llamada educación diferenciada, que yo llamaría mejor diferente.

Mujer, madre y parada. El perfil de María del Carmen contraviene los estereotipos que lo políticamente correcto tiende a asociar con los colegios del Opus Dei. Conozco bien ese centro y me consta que entre los padres del alumnado abundan taxistas, camareros, mecánicos, profesionales de clase media baja y personas en paro. Un espectro sociológico que vota a la izquierda y que no cree que ese modelo educativo sea de derechas.

La batalla legal de estos padres choca con un leviatán de prejuicios. Se conculca el derecho a un tipo de educación para sus hijos en virtud de una pragmática derivada de una extrapolación prosaica, apriorística e ideológica de unos criterios de igualdad que en ningún momento se ven vulnerados por ese modelo. Por un simple silogismo en bárbara: también le niega las ayudas a los centros que imparten la enseñanza sólo para el alumnado femenino. Lo normal, en la sociedad actual, es que se tienda a un paulatino igualitarismo, que ha de imponerse siempre por la inercia y el sentido común, nunca por decreto.

Hablan de segregación, palabra muy gruesa que uno asocia con los auténticos casos de exclusión social de tantos alumnos que no han podido beneficiarse de estudiar en el extranjero, privilegio del que sí han disfrutado buena parte de los vástagos de la clase política que ahora estigmatiza el lugar común de los niños y las niñas. Hasta COU siempre di clase con varones, y no encuentro en mi formación nada que implique mutilación o trauma por ello. Empecé a observar un deterioro de la enseñanza en primero de carrera, en aulas hacinadas de la Complutense mayoritariamente ocupadas por féminas en uno de los episodios febriles de afición a estudiar Periodismo.

La Junta está en su derecho de defender un modelo educativo, pero no a costa de desdeñar los demás. Y menos en nombre de un oscurantismo en el que no nos reconocemos y que se suele invocar por parte de quienes fracasaron en la conquista del futuro y ahora se conforman con reconquistar, reinventándolo, el pasado.