El Alcalde de Sevilla visita a las familias del Colegio Altair y les traslada su apoyo por la defensa de la libertad de elección de centro y modelo educativo

El Alcalde de Sevilla, D. Juan Ignacio Zoido, visitó en la tarde de ayer el Centro Educativo Altair para impartir una charla-coloquio bajo el título “El derecho de los padres a la libre elección de centro educativo para los hijos”. La conferencia, que coincidía con la entrega de notas de Educación Secundaria, reunió en el salón de actos del Colegio a numerosos padres, que aprovecharon para transmitirle al Alcalde sus inquietudes con respecto al anuncio de la Consejería de Educación de retirar el concierto que mantiene con Altair, de cara al próximo curso, si no se imparte educación mixta.

Tras unas palabras de presentación del Director, D. Javier DelgadoD. Juan Ignacio se dirigió a los padres dejándoles claro que “como Alcalde voy a defender siempre que estos centros sigan concertados, ya que sin este apoyo no pueden mantenerse. Vamos a pelear con la ley en la mano para que sus hijos sigan estudiando en Altair. Es curioso que los países más avanzados estén apostando por la educación diferenciada, y aquí solo quieran enterrarla”.

D. Juan Ignacio Zoido vino acompañado al acto por las parlamentarias del Grupo Popular Dª Marifrán Carazo y Dª Alicia Martínez, que explicaron el trabajo que desarrollan codo con codo con CECE-A en aras de defender la libertad de enseñanza de los 12 centros de educación diferenciada de la Comunidad. Como señaló Dª Marifrán, “hemos debatido en varias ocasiones con la consejera, Dª Mar Moreno, esta difícil situación, pero suele evitar el confrontamiento de ideas. Es una auténtica sinrazón que se le retire el apoyo a lo que funciona bien. Queremos una ley que reflexione sobre la libertad de enseñanza de las familias, y esto en el Parlamento se eterniza”.

El Alcalde también resaltó que “este tipo de acciones solo intentan inundar de ideología la educación. Si aquí se hacen las cosas bien, lo normal es que este modelo sirva de ejemplo para los demás colegios, y no al contrario. Si en esta Comunidad las tasas de fracaso escolar son tan altas, es un suicidio eliminar aquellos centros que mejoran la media”. Con idea de que este paso no se produzca, D. Juan Ignacio Zoido comentó que “se está estudiando introducir en la Ley de Presupuestos del Estado este gasto correspondiente a los centros de educación diferenciada, sin olvidar la modificación en la Ley de Educación por parte del Ministerio. Hemos reaccionado con poco tiempo, pero invito a todos los padres a la calma, porque estoy seguro que saldremos adelante. Voy a defender este colegio y lo que significa”.

 

Educación diferenciada: un derecho

Artículo publicado en la web siglo21. 

Estamos en propio de estas fechas: elegir la escuela. Y me apoyo en un artículo (Le Monde, 27-09-12) firmado por el ministro francés de Educación, Peillon, y la ministra de los derechos de las mujeres, Vallaud.

Realmente la enseñanza en Francia ha buscado siempre asegurar la igualdad de oportunidades entre los sexos. Estos ideales fueron invocados ya en 1975 cuando la enseñanza mixta se adoptó como principio en la escuela pública. Ahora los ministros constatan: “Ni la igualdad jurídica, ni la enseñanza mixta han bastado para abolir el distinto modo de mirar a los chicos y chicas, ni la construcción sexuada de los itinerarios escolares ni las violencias sexistas en la escuela”. Un severo diagnóstico. Por lo visto, mezclar chicos y chicas no basta para asegurar la igualdad, aseguran los ministros.

Un ejemplo de esta problemática es que desde 2006 en la enseñanza pública norteamericana se han vuelto a admitir las escuelas diferenciadas, como un medio para intentar mejorar los resultados académicos. Se estima que existen unas mil escuelas de este tipo en la enseñanza pública.

Es muy clara al respecto Montse Doval, profesora de Ciencias Sociales de la Universidad de Vigo, quien escribe en su blog su experiencia como alumna de un colegio de enseñanza diferenciada. Cuenta “desde los 2 años hasta los 18 asistí a un colegio de solo niñas. Mi “segregación sexista” consistió en que en mi colegio, en donde estaba desde las 9 a las 13:30 y de las 16:00 a las 18:00, solo había profesoras y alumnas. El resto del día lo combinaba con mis hermanos, cuatro niños y una niña. También tenía padre y madre. También tenía amigos, desde muy pequeña, me divertía más irme en bici con los niños. O sea, que lo de separar lo que en la vida está junto, no. Mi vida era mixta, mi colegio, no. Y esto no fue problema alguno”.

Como ha quedado cada vez más claro, el derecho a la educación obliga al Gobierno a proveer al estudiante de los recursos necesarios para su derecho a la educación; pero por otro lado, debe permitir a los padres el derecho a escoger el centro educativo que responda a sus preferencias. Esto último se apoya en que la familia es la primera instancia educativa, y el colegio la complementaria.

Por supuesto, defender la enseñanza diferenciada no es pretender que sea excluyente, sino que esté al alcance de todos; y también en las escuelas públicas se pueda dar esta opción a los padres. Todo ello en respeto a la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”.

La conclusión es ir por la libertad: la educación separada es algo que los padres deben poder elegir. Además de las razones psicológicas, muchos padres desean para sus hijos un ambiente formativo sereno, en el que puedan desarrollarse, particularmente en la adolescencia. No es justo que los centros educativos públicos –sostenidos por todos– deban ser mixtos; o que se niegue apoyo económico a los privados que tengan  educación diferenciada.

El Consejo de Europa, a favor de la libre elección de escuela

Fuente: Aceprensa

El Consejo de Europa ha aprobado una resolución a favor de la libertad de educación.

La resolución conecta la libertad de educación con el segundo artículo del Protocolo adicional de la Convención Europea de Derechos Humanos: los Estados tienen el deber de respetar el derecho de los padres a elegir una educación de acuerdo a sus principios (siempre que estos no contradigan los valores del propio Consejo Europeo). Sigue leyendo

La educación concertada ahorra al Estado más de 8.600 millones al año

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) –

Pincha aquí para ver un vídeo donde se explica la noticia

La enseñanza concertada ahorra al Estado más de 8.600 millones de euros por curso escolar, unos 5.638 euros por alumno, según el ‘Informe de Libertades’ de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), que desde este jueves y hasta el sábado celebra su 40º Congreso de la Enseñanza Privada, bajo el lema ‘Centrados en Educación’.

El estudio, con datos de 2010, indica que el número de alumnos que acudieron a centros concertados en España ese año fue de 1,53 millones y que el coste de esos conciertos supuso para el Estado más de 5.500 millones de euros. La CECE advierte de que si estos alumnos hubieran ido a centros públicos y no a concertados el coste habría supuesto más de 14.200 millones de euros, lo que, a su juicio, supone el ahorro para el Estado de 8.664 millones.

Asimismo, este documento incluye un ‘ranking de libertad’ de comunidades autónomas en función del gasto que destinan a la enseñanza concertada; en relación con las ratios de centros concertados sobre el total (cuántas familias llevan a sus hijos a concertados y cuántos centros de este tipo hay); y en función de las regulaciones de los concertos en las distintas autonomías (criterios de admisión, conciertos, incidencia de zonificación). Sigue leyendo

Educación separada

Artículo de Ramón Durán, Catedrático de Derecho Civil, en la Universidad de Oviedo, publicado en la revista Son tus hijos.

A raíz de dos Sentencias del Tribunal Supremo español sobre los conciertos públicos aplicables a la educación separada entre sexos durante la fase de secundaria, se ha desatado un torrente de opiniones que oscilan entre su definición como diferenciada, que promueven sus partidarios, frente a la segregada, que alegan sus detractores.

Para ser lo más ecuánime posible, conviene advertir que dicha cuestión jurídica dista mucho de ser pacífica y que constan varios fallos del propio Tribunal que antes admitían dicho modelo, que distintos Tribunales Superiores de Justicia de Comunidades Autónomas también lo confirman así (entre otros el del Principado de Asturias) y que además las citadas sentencias opuestas contienen votos particulares en disenso con la opinión mayoritaria. Por su fuera poco, la Convención de la UNESCO de 1960 sobre la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza, refrendada por la ONU en 1999, afirma que “no serán considerados como constitutivos de discriminación: la creación o el mantenimiento de sistemas de enseñanza separados para los alumnos de sexo masculino y para los de sexo femenino, siempre que ofrezcan facilidades en el acceso a la enseñanza”. Sigue leyendo

Un chico y una chica

Artículo de SALVADOR SOSTRES

El ministro Wert ha puesto en duda que la educación diferenciada por sexos suponga una discriminación.

Diferenciar no es discriminar, sino todo lo contrario. Es personalizar la educación y humanizarla. Por mucho que la propaganda feminista se obstine en sus mentiras, no es lo mismo un niño que una niña, ni una chica que un chico. La educación mezclada puede provocar situaciones difíciles y desagradables para los alumnos de ambos sexos.

El nivel educativo es y tiene que ser igual para los dos grupos, pero todo el mundo puede entender que, sobre todo a partir de una cierta edad, con las hormonas disparadas, estar en una misma aula con personas del sexo contrario distrae considerable e innecesariamente a los alumnos de sus objetivos académicos. Sigue leyendo