“Si quitan los conciertos es cuando de verdad harían elitista la educación”. Hablan los antiguos alumnos de Altair en defensa de la libertad para elegir centro y modelo educativo

Pincha aquí para leer el artículo publicado en ABC de Sevilla.

KAKO RANGEL
Artículo publicado en ABC de Sevilla. P.García. 23/12/2012.
Con una trayectoria de cuarenta y cinco años en la ciudad, elcolegio Altair está siendo uno de los más activos en la defensa de su modelo pedagógico frente a la intención de la Junta de no renovar el concierto a partir de 2013 a los centros que no sean mixtos, lo que abocaría a muchos de ellos al cierre o a la privatización.

Emplazado en el Distrito Cerro-Amate, el Altair acoge a 1.200 alumnos procedentes, en gran medida, del entorno de PalmeteLos PajaritosSu EminenciaRochelambert o Juan XXIII. «Nunca me he sentido raro por haber estudiado en un colegio sólo para niños», asegura Diego Estrada, de 49 años. Este técnico en calidad hace especial hincapié en la «educación personalizada» que caracteriza a este centro. Similar opinión comparten otros antiguos compañeros del Altair de diferentes procedencias, ideologías y edades, como José Miguel González (físico, de 52 años), Felipe Javier Arenas(estudiante de Ingeniería Industrial, de 18) y Manuel Jaén (licenciado en Filología Hispánica y trabajador del Instituto Municipal de Deportes, de 39). No se conocían previamente pero todos ellos presentan un denominador común: la gratitud hacia este colegio y el orgullo de haber estado en sus aulas.

«Para nada es un centro elitista; yo mismo provengo de una familia trabajadora de un pueblo de Sevilla. Si quitan los conciertos es cuando de verdad harían elitista la educación, ya que impediría a muchos padres del barrio dar a sus hijos la enseñanza que aquí reciben», apunta el más joven de los cuatro, a la sazón miembro de Juventudes Socialistas. «Existe —apostilla José Miguel González— una armonía dentro del contraste económico que pudiera haber y eso enriquece como persona». Manuel Jaén lo corrobora y abunda aún más en lapluralidad del colegio: «En mi época, fui un chaval que procedía de una zona muy humilde y desclasada de San José de Palmete. Soy militante de IU y mi padre, también comunista, tuvo a bien meterme en este centro para que me hiciera un hombre, y acertó». Manuel es un antiguo alumno muy activo con la causa, ya que está en contacto con las asociaciones de la zona para movilizar fuerzas en apoyo a la continuidad de este colegio concertado.

Un «ataque político»

«Esto es un ataque político», tercia Diego Estrada, «un intento descarado de ir contra la educación diferenciada, cuando en otros países se ha demostrado que es un modelo que funciona y tiene resoluciones a su favor». «Es una barbaridad que por una decisión tomada desde el despacho de un político se carguen la trayectoria de más de 40 años de este colegio», añade Jaén.

Todos ellos hablan de que en el Altair se imparte «una educación con mucho respeto a la libertad del alumno y de carácter integral, porque se cuida no sólo la faceta académica, sino también, por ejemplo, la deportiva, sin abandonar los valores humanos y cuestiones como el orden, la puntualidad, la tolerancia… y tantas otras fundamentales para la convivencia. En este colegio —subraya José Miguel— se hacenfuturos ciudadanos responsables». «Los chavales que pasan por aquí, se nota», remarca Estrada.

Estos antiguos alumnos coinciden además en la apreciación de que «la educación de los hijos es una decisión que compete a los padres, que han de contar con la posibilidad de poder elegir lo que mejor desean para ellos, y el problema actual es una incursión en toda regla de los políticos».

Noticias relacionadas

Un grito de libertad. Colegio Altair. Sevilla.

Artículo de Juan Miguel Vega, publicado el martes 18 de diciembre de 2012 en El Mundo Andalucía.

Un grito de Libertad. Altair. Sevilla

Extracto del artículo:

(…) “Un vídeo me ha devuelto ahora al paisaje de aquellos días lejanos. Los actuales alumnos, padres y profesores de Altaír se rebelan bailando, contra la intención uniformadora de la consejera de Educación, que quiere imponer al centro la enseñanza mixta, desmontando su sistema pedagógico en pro de una presunta igualdad.
Sólo piden una cosa, pero eso que piden causa escalofríos. Porque piden libertad.
Libertad para elegir un método de enseñanza, no el contenido de ésta. Y el hecho merece una reflexión.

Después de treinta años de democracia, un colegio del Opus se rebela al grito de libertad contra la política de un gobierno de izquierdas empeñado en hacer que todos los niños piensen igual.

Un propósito que sólo se persigue en aquellos países donde la libertad no existe. ¿Acaso es ahí adonde quieren llevarnos? Quien lo pretenda seguramente ya sabrá que si algo enseñaron siempre en Altaír fue a no aceptar ese destino”.

Pincha aquí para ver el Free-lipdub de Altair

Un videoclip con 2.000 personas para reclamar la educación diferenciada

Pincha aquí para ver la noticia en ABC de SevillaLos Reyes Magos en el lipdub de AltairMás de 2.000 personas pertenecientes a la comunidad educativa delcolegio ‘Altair’ de Sevilla, uno de los doce centros de educación diferenciada por sexo en Andalucía, han participado en la grabación de un ‘lipdub‘ -término inglés que podría traducirse como ‘doblaje de labios‘ y que consiste en realizar un vídeo musical por un grupo de personas que sincronizan sus labios, gestos y movimientos con una canción popular- para reclamar el derecho a este modelo educativo, después de que la Junta haya confirmado que no se renovará el concierto a estos colegios.

Fuentes del centro han confirmado a Europa Press que el acto se ha llevado a cabo en un ambiente “festivo” y “familiar” y ha derivado en la grabación de un vídeo ya colgado en YouTube, en el que han participado madres, padres, profesores, alumnos, personal del colegio, amigos, familiares y vecinos del barrio para plasmar en imágenes la apuesta “decidida” de ‘Altair’ por “la libertad de elección de centro y modelo educativo“.

Las Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (AMPA) de los doce colegios se han unificado al respecto en una plataforma cuya portavoz, Gemma García, ha indicado a Europa Press que ésta nace con la meta de defender “un modelo de educación que está funcionando y dando resultados positivos”.

Para ello, los padres ya han entregado a la Consejería de Educación 25.000 firmas y seguirán recogiendo rúbricas, tanto físicamente como en la web ‘www.mispadresdeciden.es‘, hasta el fin del plazo de los colegios para presentar la solicitud de concierto, el próximo 31 de enero. Por parte de la Junta, la consejera de Educación, Mar Moreno, ha señalado en rueda de prensa que la administración autonómica plantea para el próximo año un convenio de renovación de conciertos “absolutamente normal”, si bien en el caso de los centros diferenciados “no hay nada que haga cambiar” el marco legal marcado por la jurisprudencia del Tribunal Supremo, “que ha dicho que este modelo no debe financiarse con convenios”.

Recientemente, los padres expusieron su “preocupación” por las intenciones de la Consejería en la Mesa de la Enseñanza Concertada, según expuso a Europa Press el secretario general de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) en Andalucía, Rafael Caamaño, que indicó que la postura que la Junta dio a conocer a estas personas es la de que, hoy por hoy, “se actuará con la legislación vigente en la mano, mientras que cuando haya otras leyes éstas se acatarán, y si tiene que rectificarse, se hará”, algo que la confederación tilda de “perogrullada sin mérito”, ya que “habría que tener en cuenta los perjuicios que puedan causarse y que luego será difícil arreglar”.

Los centros afectados son los colegios Campomar de Aguadulce (Almería), Torrealba de Almodóvar del Río (Córdoba), Zalima de Córdoba, Yucatal de Posada (Córdoba), El Soto de Chauchín (Granada), Nuestra Señora de Lourdes de Carmona (Sevilla), Ángela Guerrero, Albaydar, Ribamar y Altair de Sevilla capital, Elcható de Brenes (Sevilla) y el Molino Azul de Lora del Río (Sevilla).

Sevilla

 

Nace la Plataforma por la libertad de elección de colegio.

Somos una plataforma creada por  padres y madres que piden a la Junta de Andalucía que se respeten sus derechos a la hora de elegir la educación de sus hijos. Un derecho constitucional que esta siendo vulnerado por parte de la Junta de  de Andalucía al impedir  renovar los conciertos educativos a los Colegios de nuestros hijos.

Ante la situación actual planteada por la Junta de Andalucía los padres y madres de los 12 colegios afectados en esta acción de la junta, y otros padres y madres que defienden igualmente la libertad de elección para la educación de nuestros hijos, nos vemos obligados a organizarnos, unirnos y movilizarnos  en esta plataforma con objeto de ejercer presión e invitar a los responsables políticos a ejercer una responsable reflexión sobre esta iniciativa que consideramos injusta y que dejará a miles de niños sin colegio.

Los colegios directamente afectados este año son: Ángela Guerrero, Ribamar, Albaydar, Altair, Elcható, Molino Azul, Nuestra Señora de Lourdes, Torrealba, Yucatal, Zalima, El Soto y Campomar.

ÚNETE A @altairsevilla (Colegio Altair): el 13D, LIPDUB para defender la libertad de elección de centro y modelo educativo

altair libertad para elegir

@altairsevilla y RT LIPDUB El Jueves 13 en defensa de la libertad de los padres a elegir! #altairporlalibertad pic.twitter.com/bGBo7Qbp

Porque no queremos que sólo elijan los que más tienen.

Porque queremos libertad para todos, también para los que están en paro y quieren este tipo de educación para sus hijos.

Porque la libertad es un valor por el que merece la pena luchar.

Porque si la administración educativa no cambia su postura, los más indefensos se quedan sin libertad para elegir.

Porque queremos una sociedad donde se respete a todo el mundo…

¡¡¡¡PORQUE QUEREMOS SER LIBRES!!!!

Vocación de excelencia en la enseñanza

Artículo de Pedro Rodríguez Mariño, publicado en el Diario de Cádiz

COMIENZO a escribir la tarde de un domingo lluvioso. No he podido pasear como tengo recomendado. Aunque no siga ninguna en particular, son muchas las competiciones deportivas que se acumulan en los fines de semana, y muchos los equipos que intentan colocarse alto en sus respectivos grupos o ligas, de fútbol o de otras especialidades. Especial tirón tienen la Copa Davis y la Fórmula 1. En otro orden de cosas, pero también competitivo, están las informaciones de las campañas electorales de más o menos rango o cercanía que se van sucediendo, o la celebración de congresos de todo tipo y contenidos: últimas investigaciones, descubrimientos o nuevas técnicas.

Entre éstas y otras noticias los medios de comunicación enhebran las propagandas comerciales que, al ritmo de la oferta y la demanda, casi nos dejan en el regazo o en el paladar los maravillosos productos que anuncian, mientras compiten precios y calidades en continua cascada: escaparates, rebajas, precios inverosímiles, auténticos regalos… Es el esplendor del consumismo. Al final, o en el fondo de toda esta “movida” de calidades y competiciones está la libertad de las personas. Elegimos y elegiremos en todo si podemos, si no estamos impedidos por algún obstáculo. Elegimos prendas de vestir en todas sus variantes: de trabajo, de deporte, informales, elegantes o festivas. Elegimos prensa, libros… Elegimos restaurante y menús. Elegimos personas que nos ayuden en el trabajo e instrumentos para realizarlo… En todo, en todo elegimos y cuando tratamos de ofrecer el servicio de nuestro quehacer profesional procuramos ser competentes, es decir, competitivos.

En este mundo de ofertas y elecciones libres aparecen algunas motivadas por las diferencias de hombre y mujer. Por ejemplo, tiendas de ropa o calzado femeninos, o sólo para caballeros. También en las competiciones deportivas, pruebas masculinas o femeninas. Porque resulta lógico, práctico o conveniente y eficaz. A nadie se le ocurre decir que estas prácticas sean discriminatorias para las mujeres. Todo lo contrario, suponen mayor consideración y atención hacia las mujeres, y también hacia los hombres.

Es praxis en una sociedad desarrollada que el Estado garantice la formación de la juventud hasta el nivel de bachillerato inclusive. Y es signo de ese mismo desarrollo de la sociedad que surjan instituciones dedicadas a la enseñanza que, cumpliendo con los convenientes requisitos de homologación, ofrezcan técnicas o procedimientos distintos a los seguidos en los centros estatales. En esto, como en todo, siguiendo la búsqueda de la excelencia, de lo mejor. Por buenos niveles que alcance la enseñanza estatal no se puede pretender que sea insuperable y la última palabra. La vida es rica en realidades y abundan centros estatales magníficos y centros de iniciativa privada estupendos. La empresa privada, de menor tamaño que la estatal, puede tener más agilidad para ensayar experiencias pioneras, para seguir más de cerca a los alumnos y a los profesores, y promover una investigación más ágil.

No se oculta a ninguno que la educación es un tema amplio y complejo, en el que hace falta inventiva, se está expuesto a fracasos, y los éxitos son arduos. Sobre todo en la edad juvenil, etapa de formación por excelencia. El reciente “Informe de seguimiento de la Educación para todos en el mundo de 2012”, publicado por la UNESCO a mediados de octubre último, sitúa a España a la cabeza de Europa en el fracaso escolar, abandono escolar y paro juvenil. Está claro que en esta materia y ante estos datos todo aporte positivo, que abra camino de esperanza, debe ser bien acogido, favorecido y considerado como orientación aceptable. Y se comprende que el gobierno impulse proyectos de reformas.

Una de las cuestiones debatidas hoy en este mundo de la enseñanza es la Educación Diferenciada. La opción formativa que unifica por razón de sexo a los alumnos: centros sólo de niñas y centros sólo de muchachos, sobre todo en las edades de escolarización que coinciden con el desarrollo físico, psíquico y espiritual de los alumnos. Edades de transformaciones profundas y formación del carácter, con la consiguiente inestabilidad y titubeos. La homogeneidad facilita mucho la tarea de enseñar al profesor, y a la vez la concentración para el aprendizaje. Las evaluaciones confirman los buenos resultados de la enseñanza diferenciada en lo académico y en todo tipo de actividades complementarias. El testimonio de los profesores resulta también definitivo: ¡qué complicado es atender una clase cuando además es mixta, claman los que la sufren! La cosa es más llevadera cuando se trata de alumnos varones nada más, o solamente de alumnas. En una sociedad plural como la nuestra no hay por qué negar la opción de la Educación Diferenciada, naturalmente con la ayuda del concierto económico, a los padres que la elijan para sus hijos.