No tengamos miedo a las amenazas de la Junta: Habrá concierto en los colegios de educación diferenciada en Andalucía. Todos los que quieran, a pedir plaza en estos colegios

Y para demostrarte que todo esto no es más que una estrategia de la Junta para meter miedo a las familias, te recomiendo que leas este artículo de José Ángel Domínguez.

Política educativa y libertad de los padres

27 de enero de 2013

El  Diario ABC de Sevilla publica un buen artículo de Eduardo Barba sobre el Colegio Altair, uno de los afectados por la postura de la Junta de Andalucía la cual se opone a la educación diferenciada. El interés y oportunidad del artículo son evidentes y el titular –“Altair, golpe al pulmón obrero de Sevilla – define como el título de una película de suspense, un tipo de política educativa en la que se privilegia el dogma y la ideología sobre la razón, la eficiencia o los intereses de sus conciudadanos.

Puerta del colegio Altair Sevilla

Puerta del colegio Altair Sevilla

La estrategia de la Consejería parece guiada más por un pragmatismo de bajura que por la gallardía y el altruismo:

1.- Septiembre 2012: Carta de la Consejera a los directores amenazando a los colegios de educación diferenciada con no admitirles la solicitud de renovación de conciertos si, renunciando a su modelo educativo, no se transmutan en mixtos: o sea, hacer culpables a los directores de cualquier medida. “Padres: la Consejería es buena, pero los directores no hacen los deberes”.

2.- 4 enero 2013 El Boletín Oficial de la  Junta de Andalucía (BOJA) publica la convocatoria de solicitud de conciertos que sale sin la cláusula de inadmisión de solicitud: entre susto y muerte elige, de momento, susto. Pero ya está sembrado el miedo en los padres, lo que favorecerá, los siguientes ataques a la libertad de los padres.

3.- Segunda quincena de enero: Explotación mediática de sentencias del Tribunal Supremo: ciertamente el TS ha dado la razón a la Consejería en media docena de casos al interpretar que, con la legislación vigente (LOE y leyes andaluzas), se puede negar el concierto a centros de educación diferenciada, y eso, pese a que el propio Alto Tribunal reconoce que es un modelo educativo tan legal como el mixto y que no produce ninguna discriminación o segregación. Sin embargo, al modo maoísta del “culatazo ideológico” contra los desviacionistas, la palabra “segregación” no se cae del vocabulario consejeril, para  que a quien defienda la educación diferenciada se le quede cara de partidario de apartheid y enemigo de Mandela. La opinión pública lleva décadas bebiendo el tópico y ahora la mente simple lo absorbe con tanta facilidad como falta de discernimiento.

Los padres y alumnos piden libertad

Los padres y alumnos piden libertad

4.- La masiva participación de las familias afectadas y el modo sereno y desenfadado – hay desde videos y libdubs hasta villancicos- de exponer en la calle, en las redes  y en los ámbitos de creación de opinión pública la defensa de sus derechos ha hecho mella, no en el fondo pero sí en la táctica de la Consejería: sembrado el primer miedo, cada comparecencia lo es para anunciar no la muerte de la educación libre, pero sí dejarla mal herida sino se rinde. Es como aquella maldición gitana: “no quiero que te mueras: siempre grave”. En este marco se inscribe el reciente discurso contra la educación concertada en general y la nueva amenaza de revisión de todos los conciertos con lupa para preservar la “dimensión de la enseñanza pública”. Nadie había levantado hachas de guerra contra la enseñanza pública pero la Consejera continúa con los movimientos tácticos en una estrategia que busca, entre otras cosas que los padres estén tan asustados y temerosos de no encontrar la plaza escolar subvencionada a la que tienen derecho, que optarían por acudir a un colegio público, aunque le agrade menos.

Logo plataforma  "Mis Padres Deciden"

Logo plataforma “Mis Padres Deciden”

5.- Y ese es el final de esta historia, si las aulas no reciben solicitudes suficientes para cubrir el mínimo legal (ratio de 30 alumnos /aula) no se pueden concertar, no por ser diferenciadas o mixtas, sino por no alcanzar el umbral de solicitudes requeridas para ser subvencionadas. ¿Hábil no?

6.- En auxilio de  este disparate, venimos los demás aventando los granos de esta era maldita y expandiendo la indigna semilla de miedo. ¿Qué padre con pocos recursos se arriesgará a pedir plaza si al final deniegan el concierto? Teme que a su niña o a su niño lo escolaricen lejos de sus casa y en las antípodas de sus preferencias.

La tormenta toca a su fin

La tormenta toca a su fin

Por eso, esta es la hora de cambiar las velas y permitir que sean henchidas por el viento del optimismo y la confianza; es la hora de los padres, de los barrios y los vecinos para decirles con claridad que habrá conciertos y que, la mentira y el miedo tienen las patas tan cortas como las luces del colectivismo.

Claramente:

1.- La Consejería no puede legalmente, y lo sabe (por eso quiere que no haya solicitudes), negar la renovación del concierto a ninguno de los 12 colegios andaluces que imparten sus enseñanzas en aulas diferentes a niñas y a niños.

2.- Las sentencias emitidas por el Tribunal Supremo que daban la razón a la Junta son anteriores a la Ley General de Presupuestos que dice textualmente:

Lo establecido en este artículo (acceso a fondos públicos en educación) será plenamente aplicable a la financiación de todos los centros concertados incluidos los de educación diferenciada que escolarizan alumnos de un solo sexo, y ello, con independencia del modelo de agrupamiento de alumnos que realicen los centros docentes en el ejercicio de sus competencias” (Artículo 17. Ocho. Módulo económico de distribución de fondos públicos para sostenimiento).

Sede del Tribunal Supremo

Sede del Tribunal Supremo

3.-  El Tribunal Supremo ya ha recibido un  Incidente de Nulidad, previo al registro de un recurso ante el Tribunal Constitucional, presentado por el  Colegio El Cható (Brenes, Sevilla). Cabe recordar que el artículo 14 de la Constitución Española establece elPrincipio de Igualdad , y el negar una ayuda pública a un centro mientras se le otorga a otro que es exactamente igual – menos en la separación por aulas, lo que es legal – significa un trato éste sí discriminatorio hacia los padres del centro al que se le niega la ayuda. Es como si el Gobierno, aprobadas las leyes para ayudar al cambio de automóvil – Plan PIVE – se las diera a los que compren Citroën pero se las negara a los que prefieren Renault por su línea deportiva.

4.- También el Tribunal Constitucional probablemente dé amparo a este colegio en aplicación de la Constitución (artículo 27.1, 2, 6, y 9) que garantiza la libertad de educación cuando dice,

Los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que la ley establezca” (ya se ha argumentado, y el Supremo lo reconoce, que la educación diferenciada está contemplada en la ley como no discriminatoria por razón de sexo).

5.- A la hora de interpretar esa Ley, el Tribunal Constitucional, tendrá que rearmar el concepto de fuentes del derecho que el Supremo desactivó parcialmente, al olvidar que mientras la Junta negaba el concierto arguyendo que el colegio recurrente discriminaba por razón de sexos, la verdadera interpretación de qué es discriminación escolar debe atenerse a la  “Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza 1960”promovida por la UNESCO y firmada en París el  14 de diciembre de 1960 y ratificada por Estado Español el 20 de agosto de 1969.”

Sede del Tribunal Constitucional

Sede del Tribunal Constitucional

Dice así este tratado de la UNESCO en su artículo 2.

En el caso de que el Estado las admita, las situaciones siguientes no serán consideradas como constitutivas de discriminación en el sentido del artículo 1 de la presente Convención: 

  1. La creación o el mantenimiento de sistemas o establecimientos de enseñanza separados para los alumnos de sexo masculino y para los de sexo femenino, siempre que esos sistemas o establecimientos ofrezcan facilidades equivalentes de acceso a la enseñanza, dispongan de un personal docente igualmente calificado, así como de locales escolares y de un equipo de igual calidad y permitan seguir los mismos programas de estudio o programas equivalentes”.

El rearme de fuentes del derecho se hará en cuanto el Tribunal Constitucional abra nuestra Carta Magna y presente a las partes el artículo 96. 1:

Los tratados internacionales válidamente celebrados, una vez publicados oficialmente en España, formarán parte del ordenamiento interno”.

Es decir, frente al criterio de la Junta y la preterición de la sentencia del Supremo prevalecen:

  • La Constitución Española (artículos 14 y 27)
  • La Convención de la UNESCO de 1960 (artículo 2.a) que aceptada por el Estado Español en 1969, constituye fuente de Derecho – ¡obliga a los poderes del Estado incluidos los gobiernos Autonómicos y el Tribunal Supremo! – en virtud del artículo 96.1 de la Constitución.

130126 chicos comic

Pero es que la Junta también sabe que en el periodo de tramitación de las solicitudes de renovación de Conciertos es más que previsible, es de todo punto probable, la aprobación por el Congreso de los  Diputados de la  Ley Orgánica pare la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), cuyo artículo 50 (que modifica, para salvar la libertad de los padres en este punto, el número 3 del artículo 84 de la LOE ) dice así:

No constituye discriminación la admisión de alumnos o la organización de la enseñanza diferenciada por sexos, siempre que la enseñanza que impartan se desarrolle conforme a lo dispuesto en el artículo 2 de la Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza, aprobada por la Conferencia General de la UNESCO el 14 de diciembre de 1960. En ningún caso, la elección de la educación diferenciada por sexos podrá implicar para las familias, alumnos y centros correspondientes un trato menos favorable ni una desventaja a la hora de suscribir conciertos con las Administraciones educativas o en cualquier otro aspecto.” (en negrita lo que queremos resaltar).

Blanca y en botella.

130126 chicas balón

Esta abrumadora carga de argumentos desenmascara y hace inaceptable la estrategia del miedo. La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía tiene una oportunidad de oro para ponerse en valor, siempre que cambie de estrategia y decida unirse a los padres, a sus propios electores de los barrios donde radican esos colegios y a la libertad. También los directivos de este órgano de la Administración, pueden ejercitar esa virtud tan propia de políticos que es la prudencia y mantener el statu quo, entre otras razones también por eficiencia: los centros concertados sólo sufren el 6% de Fracaso Escolar (abandono temprano de la educación) frente al 32,5 % de la  Comunidad Andaluza.

Mar Moreno, Consejera de Educación. Junta de Andalucía. España

Mar Moreno, Consejera de Educación. Junta de Andalucía. España

Otro argumento: un puesto concertado le cuesta al Estado cerca de un 50 por ciento del coste de un puesto en la enseñanza pública.

Y otro argumento más: frente a quienes añorando feminismos obsoletos permanecen anclados en los 70′, se eleva ya por todo el orbe democrático la ola de renovación, implementando la educación diferenciada que se aprovecha  ahora de los éxitos conocidos y de las últimas investigaciones sobre la maduración cerebral y los conocimientos científicos acerca de la diferente evolución neurológica en mujeres y hombres, para así favorecer la igualdad de oportunidades.

Pero opte la Consejería andaluza por la beligerancia o por el diálogo los centros de Educación Diferenciada deberían transmitir ya un potente mensaje de fortaleza y de optimismo indestructible a las familias:

Habrá conciertos educativos para los doce Colegios de Educación Diferenciada.

Si la Consejería quiere suicidarse – obtener un victoria digna del Rey  Pirro por algunos días– sólo nos queda ejercer con ella la leve compasión reservada para ser ejercida a favor del empecinado.

Educación Diferenciada: viaje a la Libertad

Educación Diferenciada: viaje a la Libertad

José Ángel Domínguez Calatayud

Anuncios

Altair, golpe al pulmón obrero de Sevilla

Noticia publicada en ABC de Sevilla

La retirada del concierto por la Junta aboca casi al cierre al histórico centro escolar, repleto de familias de clase baja

Entre Palmete, Su Eminencia, Amate y El Cerro. En pleno pulmón obrero de Sevilla. Un distrito desarrollado en los 80 con trabajadores de Astilleros, de la antigua Hytasa, de Renault… Un distrito con un 45% de voto socialista y un 10% comunista. Un distrito donde el paro se ceba. Allí se erige desde hace 45 años el Colegio Altair. De la iglesia y justo en el epicentro del sufragio más laico para convertirse en tabla de salvación de muchas generaciones de chavales que encontraron en sus aulas la mejor formación orientada al empleo.

Altair es uno de los centros de educación diferenciada a los que la Junta de Andalucía ha anunciado que va a retirar el concierto a partir del próximo curso apoyándose en sentencias del Tribunal Supremoque amparan el «vacío» a centros donde se segregue por sexo. Esta misma semana ha sido subrayada esa postura por la consejera del ramo, Mar Moreno. La pérdida del concierto supondría casi el cierre de un motor de formación como Altair, que ha emprendido una batalla por la libertad de poder elegir colegio y para recalcar que la medida afectaría a muchas familias de capas desfavorecidas, las del entorno, para las que sería imposible que sus hijos accediesen a un colegio del prestigio de éste. Según se apunta desde el centro escolar, casi un 90% del alumnado actual no podría recibir allí clases sin el concierto.

Los ejemplos son múltiples. Como el de Anthony, jardinero nigeriano afincado en Su Eminencia que lleva desde 2009 en el paro, como su esposa. Tiene en Altair a un niño de siete años, Cristian, «que tiene su vida hecha en este centro, sus amigos… su mundo». «No tengo medio alguno para pagar un colegio de este tipo. No tengo nada ahora, pero me gustaría que mi hijo pudiera seguir estudiando en su colegio porque a mí me enseñaron que la educación es fundamental y sacarlo de aquí ahora sería un problemón. No se puede jugar con la educación de nuestros hijos, es nuestro futuro. Y si yo me quito cada día un poco de comida para poder darle a mi hijo la educación por la que siempre he luchado, ¿por qué los políticos no pueden hacer ese pequeño esfuerzo por mantener un sitio como éste, donde muchísimas familias han encontrado una salida?».

«Igualdad es poder elegir»

Juan Manuel lleva año y medio desempleado. Vecino de Palmete, tiene dos hijos en Altair, uno en Primaria, Brandon, y otro en Infantil, Jordan. En su casa entran los 500 euros del trabajo de su mujer más los 400 de su ayuda. Si hubiera que pagar como colegio privado, sus vástagos tendrían que dejar el centro. «¿Igualdad? —se pregunta—.Igualdad es que cualquiera pueda elegir el colegio que quiera para sus hijos. Creo que la gente se deja mucho llevar por todo eso de la iglesia y demás, pero luego no es tanto como cuentan. Aquí es todo gente trabajadora, no hay ningún rico. Cualquiera que visite el barrio y el propio colegio lo ve. El problema es que los que quieren cerrarlo no lo conocen, se quedan sólo con que es un centro del Opus Dei y se acabó. Y se van a cargar a muchas familias obreras, a mucha gente humilde». Juan Manuel recuerda que «los padres no buscan este colegio por ser o no religioso sino porque es muy bueno. De su Formación Profesional salen los chavales con opciones de encontrar trabajo y eso es lo que cuenta».

Mónica, ecuatoriana que regenta un pequeño quiosco a sólo unos metros de la cancela del colegio, buscó piso en el barrio «precisamente porque quería que mis hijos estudiasen aquí, me habían dado muy buenas referencias y lo hice todo para ello». Madre de tres hijos, tiene aún en el centro a Jason, en segundo de Bachillerato, y a Francis, en sexto de Primaria. «Aunque pueda parecer anticuado, mi familia cree en los valores y en Dios. Y yo deseaba que mis hijos pudieran educarse de esa manera, aprendiendo no sólo matemáticas sino otros valores que a nosotros nos aporta la religión». Para Mónica, «ahora sería muy traumático dejar un colegio al que los chicos están muy vinculados. Pueden ir a un público, pero, ¿por qué tengo que renunciar a que se eduque en esos valores en los que se han venido educando hasta ahora?».

Del Cerro del Águila, Francisco se lamenta de una situación «en la que la Junta habla de igualdad cuando precisamente esto que hace es lo contrario. No permiten que mis hijos se igualen con los que sí pueden costearse un colegio privado e igualdad es poder elegir con libertad, como hacen los ricos». Padre de dos mellizos de 16 años de cuarto de ESO, Germán y Francisco, este vigilante en un pabellón polideportivo se ve obligado a que el curso próximo sus hijos tengan que irse del centro «donde llevan toda la vida», pues el «corte» afectará a primero de Bachillerato, curso al que van a llegar sus dos «alumnos». «Yo gano mil euros al mes. Y cuando nos pagan, porque últimamente ni eso. ¿Cómo podría seguir pagando una educación así el año que viene?».