El director del Colegio Altair envía una carta abierta a la Consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Dña. Mar Moreno

El director del colegio Altair, Javier Delgado, ha dirigido una carta a la consejera de Educación, Mar Moreno, reiterándole una invitación cursada con anterioridad para que visite este centro de educación diferenciada que, en el presente curso, celebra su 45 aniversario. Y lo hace recordándole los más de 1.200 alumnos que escolariza de barrios obreros de Sevilla como Palmete, Padre Pío, Juan XXIII, Amate, Santa Aurelia, Su Eminencia…, donde el paro y la crisis económica afectan a numerosas personas. «Le ruego que venga a conocer la realidad antes de tomar una decisión tan drástica para tantas familias desfavorecidas económicamente», señala en su misiva acerca de la supresión del concierto educativo a este centro por no haber renunciado a su modelo pedagógico.

Al hilo de ello, trae a colación la sentencia del Supremo en la que se escuda la Administración para justificar su decisión de no subvencionar con fondos públicos a este tipo de colegios, de los que quedan diez en toda la región, haciendo especial hincapié en que la voluntad del legislador ha cambiado y ahora la Ley de Presupuestos Generales del Estado sí contempla la financiación de estos centros desde el pasado mes de enero.

Delgado aprovecha la ocasión para invitar a la consejera a reflexionar sobre el bajo índice de fracaso escolar de estos centros y le refiere unas declaraciones realizadas a ABC en las que ella ponía en relación el nivel académico de los alumnos con el nivel socioecónomico de las familias, «es decir, que a mayor nivel mejores resultados. Si esto que dice es así,sería bueno reflexionar por qué en Altair, siendo sus alumnos de unas de las zonas más desfavorecidas de Sevilla, o en los colegios de las Hermanitas de la Cruz, su tasa de fracaso escolar está muy por debajo de la media de fracaso escolar de Andalucía».

Sin coartar la libertad

Delgado continúa interpelando a la titular de Educación al hilo de la filosofía que guía a centros como el suyo, ejemplificando en dos casos concretos: las medallas de oro y bronce que dos de sus alumnos han logrado en las Olimpiadas Nacionales de Química y Física, respectivamente. «Los dos —destaca el director del Altair— son alumnos de 2º de Bachillerato de estos barrios, uno del Cerro del Águila, y su padre taxista, y otro de Amate, y su padre guarda de seguridad, y cumplen el criterio de alto rendimiento académico, pero no el de alto nivel socioeconómico. ¿Podrá influir para bien la familia, el esfuerzo de los alumnos, la motivación del profesorado, la atención personalizada que se presta en el colegio y el modelo de educación diferenciada?», sugiere la misiva.

La invitación a la consejera concluye con el deseo de que «estudie cómo, sin coartar la libertad de las familias, y siendo estos centros como ellas quieren, y como llevan funcionando muchos años, sigan teniendo posibilidad de acceder a ellos, ya que con sus recursos, no podrían disfrutar de este tipo de educación de calidad. Y estas familias también pagan sus impuestos», concluye Delgado.

Pincha aquí para leer la noticia publicada en ABC de Sevilla

Los centros de educación diferenciada se manifiestan en Sevilla por la no retirada de los conciertos por parte de la Junta de Andalucía

Alrededor de 1.500 personas, entre padres, madres, alumnos, profesores y personal de administración y servicios, han participado en la mañana de hoy en la manifestación convocada por las organizaciones sindicales USO y FSIE (mayoritarias entre los trabajadores de los centros de educación diferenciada de Andalucía) y la plataforma “Mis padres deciden” (integrada por todas las familias de dichos centros), por la que se reclamaba a la Consejería de Educación que no suprima los conciertos educativos que mantiene con estos colegios. La marcha, que ha partido desde la Plaza de la Encarnación, ha culminado en el Parlamento de Andalucía con la lectura de un manifiesto por parte de Gemma García, portavoz de “Mis padres deciden”. Entre sus afirmaciones destacó el firme apoyo “a los conciertos educativos para los centros que imparten el modelo pedagógico de educación diferenciada, en los que desarrollamos nuestra labor, con una gran demanda social por parte de las familias, desde hace más de 40 años, por su acreditada calidad”.
Asimismo no quiso olvidar “la constatación de que el Tribunal Supremo ha sentenciado que estos centros imparten un tipo de educación legal y legítima, y que por tanto ni segregan, ni discriminan al alumnado que escolarizan”, por lo que “manifestamos nuestro rechazo a la imposición de un modelo único por parte de la Consejería de Educación que antepone su ideología política y partidista a la estabilidad laboral de los trabajadores y a la libertad de las familias para elegir centro educativo”.
De hecho, hizo constar que “estamos desconcertados al contemplar cómo, en el contexto dramático actual de Andalucía, liderando el desempleo en Europa, con casi millón y medio de parados, la Consejería de Educación ponga en peligro numerosos puestos de trabajo en empresas estables, por una razón estrictamente ideológica y sectaria”. En estos momentos de grave crisis económica, “este capricho de la Administración supondría un aumento del gasto público de 15 millones de euros anuales, ya que nuestros centros le salen más económicos que los públicos”.
Por último, Gemma García pidió que “el Gobierno de la Junta de Andalucía cese en su imposición ideológica”.

Pincha aquí para ver la noticia en ABC

Pincha aquí para ver la noticia en El Mundo

Pincha aquí para ver la noticia en Europa Press

Pincha aquí para ver la noticia en Hazte Oír

Antiguos alumnos del Colegio Altair defienden el modelo pedagógico de su colegio

Pincha aquí para leer la noticia, publicada en ABC de Sevilla

Representantes de la Asociación de Antiguos Alumnos de Altair dieron lectura ayer a un manifiesto en el que abogan por la continuidad de este centro, uno de los doce de educación diferenciada al que la Junta pretende privar del concierto.

MANIFIESTO DE LOS ANTIGUOS ALUMNOS DE ALTAIR

manifiesto antiguos alumnos de Altair

 Sevilla, 26 de febrero de 2013

Ante la gravedad de la situación por la que atraviesa el colegio Altair, la Agrupación de Antiguos Alumnos hace público este Manifiesto. Nos oponemos a la pretensión de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía de obligar al Centro a cambiar su modelo educativo de educación diferenciada, bajo la amenaza de retirarle los conciertos educativos. Denunciamos este grave atentado contra la libertad y contra los intereses de los ciudadanos de Sevilla.

Este Manifiesto no tiene carácter ideológico, político o religioso. Como colectivo no compartimos ninguna línea de pensamiento. Exclusivamente nos agrupa nuestra condición de antiguos alumnos de Altair, la conciencia de habernos formado en un centro educativo con características propias al que deseamos apoyar.

Somos un colectivo de casi 10.000 personas. No hay estratos sociales, profesiones, ambientes, barrios de Sevilla en los que no haya antiguos alumnos de Altair.

Consideramos falso el planteamiento de que los actuales problemas de Altair se resolverían simplemente cediendo a las pretensiones de las actuales autoridades educativas de la Junta de Andalucía de cambiar su naturaleza. Es falso porque nada valioso puede nacer de una negación de la libertad. Y es falso porque Altair es lo que es, hace su tarea desde lo que es, un centro de educación diferenciada, con un estilo propio y con un reconocimiento y una aceptación social irrebatibles.

No existe un imperativo legal que impida a la Junta de Andalucía mantener el concierto a Altair. Consideramos que su decisión obedece a motivaciones ideológicas, intolerantes con otros sistemas diferentes a los que ella propugna.

Los que tenemos más edad y nos criamos en una zona de la ciudad verdaderamente deprimida -Amate, Padre Pío, Juan XIII, Su Eminencia, Rochelambert, etc.- vimos nacer el colegio en los años sesenta: apenas un barracón prefabricado en medio de un barrizal.

Nuestros padres y nosotros mismos percibimos en Altair una manera original de plantear la educación, innovadora, libre, y sin los prejuicios que no eran raros en la sociedad de la época. En Altair había libertad, compromiso con los estudiantes y con nuestras familias, un modo vital y entusiasta de educar, cercano a nuestra realidad. Los antiguos alumnos que hemos ido llegando con el paso de los años hemos comprobado lo mismo.

Sin Altair, el entramado sociológico de esta zona de Sevilla y su desarrollo hubiera sido muy diferente. Altair ha aportado mucho y sigue aportando en todos los niveles.

Altair siempre se ha adaptado, incluso ha ido por delante de las necesidades educativas de la sociedad y, en consecuencia, de cada uno de nosotros. A medida que han ido pasando los años hemos comprendido mejor esta realidad. Nos parece que debemos señalar algunos de los rasgos característicos del estilo educativo en el que nos hemos formado: la educación personalizada, la cercanía con los profesores, el protagonismo de los padres, el interés por la formación profesional, la autonomía y la confianza en la libertad de los estudiantes, la integración del deporte, la vinculación al barrio, la solidaridad, la convivencia y la mentalidad crítica y abierta. En definitiva, un sistema de valores que enmarca y da sentido a unas enseñanzas académicas de reconocido prestigio.

Altair no se ha cerrado a ningún tipo de enseñanza. No es fácil que en un centro educativo haya tan gran diversidad como en éste. Dependiendo de nuestra edad, preferencias y orientación laboral hemos encontrado aulas bien equipadas, laboratorios y talleres excelentes, una escuela deportiva y equipos federados de diferentes deportes y niveles, bibliotecas con un fondo magnífico, dinámicas y bien organizadas, relaciones con el mundo empresarial, cursos diversísimos de iniciación o perfeccionamiento profesional, actividades artísticas, etc. Consideramos que la coexistencia de tantos alumnos con diferentes edades, mentalidades e intereses es una de las riquezas y de las particularidades de Altair.

Rechazamos de plano, por tanto, los clichés sobre el modelo pedagógico en el que nos hemos educado y en el que se han educado y se están educando muchos de nuestros hijos. Nadie puede afirmar con razón que hayamos tenido dificultades de integración en la sociedad por el hecho de que Altair no sea un centro mixto. Decir eso es un absurdo en el que no merece la pena insistir.

Igual de absurda consideramos la pretensión de que quien quiera estudiar en Altair tenga que pagar lo mismo que en cualquier centro no concertado. Más que absurda, es para nosotros un insulto: como si primero nuestro padres y luego nosotros mismos no pagáramos impuestos o formáramos parte de una élite social o económica.

Altair no puede de ninguna manera dejar de ser lo que ha sido, lo que es ahora. No hay derecho a que se prive a la sociedad sevillana de un centro educativo con la envergadura y la historia del centro educativo en el que nos hemos formado.

Algunas imágenes de la GRAN MANIFESTACIÓN POR LA LIBERTAD

En una mañana lluviosa, que no ha frenado en ningún momento las ganas de cantar y protestar de las familias y alumnos presentes, se ha desarrollado frente al Palacio de San Telmo de Sevilla, sede de la Junta de Andalucía, la manifestación “21-F por la defensa de la libertad”, organizada por la plataforma “Mis padres deciden”.

Bajo el lema “Conciertos a la educación diferenciada. Porque la ley nos ampara”, la manifestación se ha desarrollado en un gran ambiente, lleno de diversión y proclamas reivindicativas de alumnos y familias de los 12 centros concertados de Andalucía.

 

No tengamos miedo a las amenazas de la Junta: Habrá concierto en los colegios de educación diferenciada en Andalucía. Todos los que quieran, a pedir plaza en estos colegios

Y para demostrarte que todo esto no es más que una estrategia de la Junta para meter miedo a las familias, te recomiendo que leas este artículo de José Ángel Domínguez.

Política educativa y libertad de los padres

27 de enero de 2013

El  Diario ABC de Sevilla publica un buen artículo de Eduardo Barba sobre el Colegio Altair, uno de los afectados por la postura de la Junta de Andalucía la cual se opone a la educación diferenciada. El interés y oportunidad del artículo son evidentes y el titular –“Altair, golpe al pulmón obrero de Sevilla – define como el título de una película de suspense, un tipo de política educativa en la que se privilegia el dogma y la ideología sobre la razón, la eficiencia o los intereses de sus conciudadanos.

Puerta del colegio Altair Sevilla

Puerta del colegio Altair Sevilla

La estrategia de la Consejería parece guiada más por un pragmatismo de bajura que por la gallardía y el altruismo:

1.- Septiembre 2012: Carta de la Consejera a los directores amenazando a los colegios de educación diferenciada con no admitirles la solicitud de renovación de conciertos si, renunciando a su modelo educativo, no se transmutan en mixtos: o sea, hacer culpables a los directores de cualquier medida. “Padres: la Consejería es buena, pero los directores no hacen los deberes”.

2.- 4 enero 2013 El Boletín Oficial de la  Junta de Andalucía (BOJA) publica la convocatoria de solicitud de conciertos que sale sin la cláusula de inadmisión de solicitud: entre susto y muerte elige, de momento, susto. Pero ya está sembrado el miedo en los padres, lo que favorecerá, los siguientes ataques a la libertad de los padres.

3.- Segunda quincena de enero: Explotación mediática de sentencias del Tribunal Supremo: ciertamente el TS ha dado la razón a la Consejería en media docena de casos al interpretar que, con la legislación vigente (LOE y leyes andaluzas), se puede negar el concierto a centros de educación diferenciada, y eso, pese a que el propio Alto Tribunal reconoce que es un modelo educativo tan legal como el mixto y que no produce ninguna discriminación o segregación. Sin embargo, al modo maoísta del “culatazo ideológico” contra los desviacionistas, la palabra “segregación” no se cae del vocabulario consejeril, para  que a quien defienda la educación diferenciada se le quede cara de partidario de apartheid y enemigo de Mandela. La opinión pública lleva décadas bebiendo el tópico y ahora la mente simple lo absorbe con tanta facilidad como falta de discernimiento.

Los padres y alumnos piden libertad

Los padres y alumnos piden libertad

4.- La masiva participación de las familias afectadas y el modo sereno y desenfadado – hay desde videos y libdubs hasta villancicos- de exponer en la calle, en las redes  y en los ámbitos de creación de opinión pública la defensa de sus derechos ha hecho mella, no en el fondo pero sí en la táctica de la Consejería: sembrado el primer miedo, cada comparecencia lo es para anunciar no la muerte de la educación libre, pero sí dejarla mal herida sino se rinde. Es como aquella maldición gitana: “no quiero que te mueras: siempre grave”. En este marco se inscribe el reciente discurso contra la educación concertada en general y la nueva amenaza de revisión de todos los conciertos con lupa para preservar la “dimensión de la enseñanza pública”. Nadie había levantado hachas de guerra contra la enseñanza pública pero la Consejera continúa con los movimientos tácticos en una estrategia que busca, entre otras cosas que los padres estén tan asustados y temerosos de no encontrar la plaza escolar subvencionada a la que tienen derecho, que optarían por acudir a un colegio público, aunque le agrade menos.

Logo plataforma  "Mis Padres Deciden"

Logo plataforma “Mis Padres Deciden”

5.- Y ese es el final de esta historia, si las aulas no reciben solicitudes suficientes para cubrir el mínimo legal (ratio de 30 alumnos /aula) no se pueden concertar, no por ser diferenciadas o mixtas, sino por no alcanzar el umbral de solicitudes requeridas para ser subvencionadas. ¿Hábil no?

6.- En auxilio de  este disparate, venimos los demás aventando los granos de esta era maldita y expandiendo la indigna semilla de miedo. ¿Qué padre con pocos recursos se arriesgará a pedir plaza si al final deniegan el concierto? Teme que a su niña o a su niño lo escolaricen lejos de sus casa y en las antípodas de sus preferencias.

La tormenta toca a su fin

La tormenta toca a su fin

Por eso, esta es la hora de cambiar las velas y permitir que sean henchidas por el viento del optimismo y la confianza; es la hora de los padres, de los barrios y los vecinos para decirles con claridad que habrá conciertos y que, la mentira y el miedo tienen las patas tan cortas como las luces del colectivismo.

Claramente:

1.- La Consejería no puede legalmente, y lo sabe (por eso quiere que no haya solicitudes), negar la renovación del concierto a ninguno de los 12 colegios andaluces que imparten sus enseñanzas en aulas diferentes a niñas y a niños.

2.- Las sentencias emitidas por el Tribunal Supremo que daban la razón a la Junta son anteriores a la Ley General de Presupuestos que dice textualmente:

Lo establecido en este artículo (acceso a fondos públicos en educación) será plenamente aplicable a la financiación de todos los centros concertados incluidos los de educación diferenciada que escolarizan alumnos de un solo sexo, y ello, con independencia del modelo de agrupamiento de alumnos que realicen los centros docentes en el ejercicio de sus competencias” (Artículo 17. Ocho. Módulo económico de distribución de fondos públicos para sostenimiento).

Sede del Tribunal Supremo

Sede del Tribunal Supremo

3.-  El Tribunal Supremo ya ha recibido un  Incidente de Nulidad, previo al registro de un recurso ante el Tribunal Constitucional, presentado por el  Colegio El Cható (Brenes, Sevilla). Cabe recordar que el artículo 14 de la Constitución Española establece elPrincipio de Igualdad , y el negar una ayuda pública a un centro mientras se le otorga a otro que es exactamente igual – menos en la separación por aulas, lo que es legal – significa un trato éste sí discriminatorio hacia los padres del centro al que se le niega la ayuda. Es como si el Gobierno, aprobadas las leyes para ayudar al cambio de automóvil – Plan PIVE – se las diera a los que compren Citroën pero se las negara a los que prefieren Renault por su línea deportiva.

4.- También el Tribunal Constitucional probablemente dé amparo a este colegio en aplicación de la Constitución (artículo 27.1, 2, 6, y 9) que garantiza la libertad de educación cuando dice,

Los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que la ley establezca” (ya se ha argumentado, y el Supremo lo reconoce, que la educación diferenciada está contemplada en la ley como no discriminatoria por razón de sexo).

5.- A la hora de interpretar esa Ley, el Tribunal Constitucional, tendrá que rearmar el concepto de fuentes del derecho que el Supremo desactivó parcialmente, al olvidar que mientras la Junta negaba el concierto arguyendo que el colegio recurrente discriminaba por razón de sexos, la verdadera interpretación de qué es discriminación escolar debe atenerse a la  “Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza 1960”promovida por la UNESCO y firmada en París el  14 de diciembre de 1960 y ratificada por Estado Español el 20 de agosto de 1969.”

Sede del Tribunal Constitucional

Sede del Tribunal Constitucional

Dice así este tratado de la UNESCO en su artículo 2.

En el caso de que el Estado las admita, las situaciones siguientes no serán consideradas como constitutivas de discriminación en el sentido del artículo 1 de la presente Convención: 

  1. La creación o el mantenimiento de sistemas o establecimientos de enseñanza separados para los alumnos de sexo masculino y para los de sexo femenino, siempre que esos sistemas o establecimientos ofrezcan facilidades equivalentes de acceso a la enseñanza, dispongan de un personal docente igualmente calificado, así como de locales escolares y de un equipo de igual calidad y permitan seguir los mismos programas de estudio o programas equivalentes”.

El rearme de fuentes del derecho se hará en cuanto el Tribunal Constitucional abra nuestra Carta Magna y presente a las partes el artículo 96. 1:

Los tratados internacionales válidamente celebrados, una vez publicados oficialmente en España, formarán parte del ordenamiento interno”.

Es decir, frente al criterio de la Junta y la preterición de la sentencia del Supremo prevalecen:

  • La Constitución Española (artículos 14 y 27)
  • La Convención de la UNESCO de 1960 (artículo 2.a) que aceptada por el Estado Español en 1969, constituye fuente de Derecho – ¡obliga a los poderes del Estado incluidos los gobiernos Autonómicos y el Tribunal Supremo! – en virtud del artículo 96.1 de la Constitución.

130126 chicos comic

Pero es que la Junta también sabe que en el periodo de tramitación de las solicitudes de renovación de Conciertos es más que previsible, es de todo punto probable, la aprobación por el Congreso de los  Diputados de la  Ley Orgánica pare la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), cuyo artículo 50 (que modifica, para salvar la libertad de los padres en este punto, el número 3 del artículo 84 de la LOE ) dice así:

No constituye discriminación la admisión de alumnos o la organización de la enseñanza diferenciada por sexos, siempre que la enseñanza que impartan se desarrolle conforme a lo dispuesto en el artículo 2 de la Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza, aprobada por la Conferencia General de la UNESCO el 14 de diciembre de 1960. En ningún caso, la elección de la educación diferenciada por sexos podrá implicar para las familias, alumnos y centros correspondientes un trato menos favorable ni una desventaja a la hora de suscribir conciertos con las Administraciones educativas o en cualquier otro aspecto.” (en negrita lo que queremos resaltar).

Blanca y en botella.

130126 chicas balón

Esta abrumadora carga de argumentos desenmascara y hace inaceptable la estrategia del miedo. La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía tiene una oportunidad de oro para ponerse en valor, siempre que cambie de estrategia y decida unirse a los padres, a sus propios electores de los barrios donde radican esos colegios y a la libertad. También los directivos de este órgano de la Administración, pueden ejercitar esa virtud tan propia de políticos que es la prudencia y mantener el statu quo, entre otras razones también por eficiencia: los centros concertados sólo sufren el 6% de Fracaso Escolar (abandono temprano de la educación) frente al 32,5 % de la  Comunidad Andaluza.

Mar Moreno, Consejera de Educación. Junta de Andalucía. España

Mar Moreno, Consejera de Educación. Junta de Andalucía. España

Otro argumento: un puesto concertado le cuesta al Estado cerca de un 50 por ciento del coste de un puesto en la enseñanza pública.

Y otro argumento más: frente a quienes añorando feminismos obsoletos permanecen anclados en los 70′, se eleva ya por todo el orbe democrático la ola de renovación, implementando la educación diferenciada que se aprovecha  ahora de los éxitos conocidos y de las últimas investigaciones sobre la maduración cerebral y los conocimientos científicos acerca de la diferente evolución neurológica en mujeres y hombres, para así favorecer la igualdad de oportunidades.

Pero opte la Consejería andaluza por la beligerancia o por el diálogo los centros de Educación Diferenciada deberían transmitir ya un potente mensaje de fortaleza y de optimismo indestructible a las familias:

Habrá conciertos educativos para los doce Colegios de Educación Diferenciada.

Si la Consejería quiere suicidarse – obtener un victoria digna del Rey  Pirro por algunos días– sólo nos queda ejercer con ella la leve compasión reservada para ser ejercida a favor del empecinado.

Educación Diferenciada: viaje a la Libertad

Educación Diferenciada: viaje a la Libertad

José Ángel Domínguez Calatayud